Come sano y barato

Uno de los problemas más comunes a la hora de intentar comer sano es que puede ser más caro. Cuando vives solo a veces es más fácil, pero si tienes que cocinar para toda la familia acaba siendo mucho más caro y nos da la excusa perfecta.

El día de hoy te traigo varias formas de mantener tu comida por debajo del presupuesto y asegurando que comes sano y balanceado.

1) Planea tu semana

Si haces un menú semanal y haces la lista del super acorde al menú y lo que hay en tu casa, vas a bajarle un buen al gasto. Si además te atienes a la lista y no compras sorpres o antojos todavía puedes ahorrar más.

Además del ahorro que es algo genial, vas a desperdiciar mucho menos, porque vas a usar lo que tienes y sólo comprarás lo que necesitas.

 

2) No evites el mayoreo

Comprar a mayoreo siempre es más barato. A lo mejor el primer mes gastas más, pero a la larga tu gasto es menor.

Yo amo Costco. Algunas de las cosas que siempre compro ahí son: pasta de hojaldre, carne molida, latas, especias, leche, crema de cacahuate, arroz y similares.

Puedes congelar en porciones más pequeñas o cocinar a lo grande y congelar la producción en porciones más pequeñas. Así no sólo ahorras dinero, sino también tiempo. Porque cocinas una vez, pero comes 3 o 4 de lo mismo.

 

3) Compra de temporada

Además de que vas a tener mejor calidad, más sabor, más frescura, etc. El precio es mucho más bajo.

Otra ventaja es que vas a poder comer variado a lo largo del año, olvida esa época donde tus hijos se quejaban que siempre hay lo mismo. Comiendo de temporada puedes hacer variedad de platillos al menor precio posible.

 

4) Prepara sobrinas

Para este punto voy a usar de ejemplo a Alicia. Alicia tiene 2 hijos y le manda comida a su esposo Jaime. Alicia no es fan de cocinar, pero le gusta que su familia coma rico y sano.

El lunes Alicia prepara un pollo entero al horno. Todos comen felices y lo que sobra lo divide en dos partes. Una parte la congela y la otra la guarda para el día siguiente. Cada parte congelada a lo mejor no es suficiente para que los cuatro coman, pero si mezcla esas sobras (o sobrinas) con otros ingredientes, ella y su familia van a poder comer otros dos días con lo que comieron el primer día.

¿Qué puedes hacer con sobras?

Puedes hacerlas sopas, rellenos, mezclarla con pasta o arroz y una de mis opciones favorita salteado de verduras (bates huevo, añades las verduras y queso y listo). Hay miles de opciones, sólo necesitas un poco de creatividad.

5) Haz tu propio cereal

El precio de los cereales de caja es algo que me indigna. Estás pagando un dineral por una caja llena de químicos y azúcar refinada.

Hacer tu propio cereal es súper fácil y es mil veces más barato. Mezcla tus cereales favoritos (avena, amaranto, cebada, quinoa, etc) tuéstalos con un poco de miel y luego añádele goodies de tu elección.

Mi cereal favorito lleva: avena tostada, amaranto, almendra fileteada tostada, coco rallado y trocitos de chocolate 85%. Comprando todos los ingredientes me gasto lo mismo que en una caja de cereal, la diferencia es que es mucho más sano y rinde más del doble, así que al final estoy gastando la mitad por el doble de sabor y por algo quinientas veces más sano.

Aunque hay muchas otras opciones, si empiezas poniendo alguna de estas en práctica empezarás a ver ahorros en tu semana.

¡No te pierdas ni un sólo post!

Suscríbete ahora y no te pierdas de nada






No mandamos SPAM. No compartimos tus datos.
Powered by ConvertKit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *